Buscador
cerrar

Otoño-invierno 2015-2016

Michael Kors

Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Michael Kors es seguramente, junto a Tommy Hilfiger, uno de los diseñadores con mayor poder de convocatoria y que mejor se maneja con la redes sociales en general -a finales del año pasado creó su propia plataforma para poder comprar sus productos vía Instagram- y en particular, a la hora de sacarle partido a sus desfiles. Su despliegue no solamente se limita a retransmitir los desfiles vía streaming y ofrecer contenido exclusivo en sus diferentes plataformas sino que también te permite presenciar en directo el paso de sus invitadas por el photocall, como si de una alfombra roja de premios se tratara. Invitadas como en este caso las actrices Kate Hudson y Allison Williams o a las it girls Poppy Delevingne, Leigh Lezark, Harley-Viera Newton y Alexandra Richards. Todas coinciden en lo mismo al ser preguntadas sobre Kors "hace ropa que no solamente quieres, sino que puedes ponerte". Es lo que tiene el American sportswear del que siempre ha hecho gala y que tan bien funciona en tiempos de normcore. Aunque lo suyo es más normKors.

Siguiendo la pauta de su anterior colección invernal, Michael Kors continua apostando por las líneas desahogadas y explorando patrones masculinos aplicados a la sastrería femenina, en materiales que van de la calidez de la lana, a la seda estampada y bordada. Sus prendas de punto tienen un papel central en la colección y vienen en forma de vestidos y faldas- siempre un palmo por debajo de la rodilla- pantalones, jerséis de canalé y ochos, cárdigans -siempre ajustados a la cintura en una de las pocas concesiones que le hace Kors a la figura- y capas, que también confecciona en piel, a juego con manguitos, cuellos y bufandas peludas.

Sus accesorios son igual de clásicos, empezando por los bolsos tipodoctoro estilo cartera, y los zapatos y botines planos. Ese toque austero se confirma con sus omnipresentes cuellos camiseros y cetrinos trajes de chaqueta con aires de uniforme de institutriz, una tesitura en la que no habíamos visto todavía a Kendall Jenner ni Gigi Hadid, y una figura que enseguida se pierde cuando aparecen los tonos joyas, los detalles adamascados en mangas y perneras , los volantes y las plumas, los suntuosos pijamas con incrustaciones en forma de estampado Paisley y lágrimas de cristal, o los vestidos columna en color perla con los que cierran el desfile Karmen Pedaru y Karlie Kloss.

0fe21578
efc7dbf2
7b43c924
489fd876
0f92f187
496727ea
45062ee2
7679e982
da2ea6f7
37a2dc90
9a10b4ff
56812119

Ver más imágenes

APP Bazaar
Ver más articulos